Chance

Toña y Paquita trabajan como empleadas domésticas internas en los Gonzales-Dubois, una familia aristocrática de Panamá. Durante mucho tiempo han sido maltratados y mal pagados.